Entradas

Mostrando entradas de junio, 2009

la noche del fuego

Imagen
Un año más llegó este momento tan esperado. La noche del fuego. Casi doscientos monumentos fogueriles se han consumido por las llamas esta noche en la ciudad de Alicante. El trabajo y las ilusiones de un año se han quemado en minutos. Pero mientras se consume la Hoguera van germinando nuevas sensaciones para la que ha de venir. Cuando se ha quemado la Hoguera, las belleas de la barraca de Séneca Autobuses de este año dan la bienvenida con una traca a las que lo serán el año que viene. Nada se acaba. Continúa. Con las cenizas, las nuevas ilusiones, los nuevos proyectos, la nueva Hoguera.Fotos que he tomado de la Cremá desde la barraca de la Hoguera de Séneca Autobuses. Gracias a los amigos de esta Hoguera que lo han hecho posible.

la historia de un ninot de las hogueras de San Juan 2009

Imagen
Es sorprendente que ahora me vengan a la memoria algunos recuerdos, ahora que me queda tan poco tiempo, ahora que voy a ser pasto de las llamas. Es sorprendente que sea ahora cuando recuerdo como Gabriel me susurró al oído, un día frío en el taller, para contarme como me creó. Mis primeras extremidades, mi cara sonriente, mi mirada simpática, las dibujó con un carboncillo en una servilleta de un bar. Fijaros cómo empecé a ser algo. ¡En una servilleta!. Claro que sin ella, no hubiese sido nada. Siempre hay que ver el lado positivo de las cosas. Gabriel estaba entre amigos disfrutando de buenos momentos y le vino la inspiración. Más tarde, en su taller, me dibujó en su cuaderno de bocetos. Iba tomando cuerpo, nunca mejor dicho. Me contó que empecé a gustarle antes de ser algo tangible. Le gusté tanto que le imagino acariciando con suavidad el dibujo con el carboncillo, haciendo los contornos, las líneas, mis ojos. Imagino que conmigo empezó a nacer la idea de la Hoguera. Posteriormente,…

el faro de Punta Negra

Imagen
Desde el mar, desde tierra. Desde las playas, desde las casas de este entrañable pueblo de Murcia. Una esbelta torre cilíndrica escala el cielo. Se alarga por el aire rozando a las  nubes más atrevidas. Mira por encima de las olas el horizonte del mar. A los barcos de vela latina, de vela cuadra, de velas deportivas, a motor. A los pescadores. Es el faro de Punta Negra, aunque bien podría hablar de los faros de Punta Negra. Sí, amigos, no me equivoco. Cuando leáis la historia que voy a contaros me comprenderéis.Caminando por los muelles del puerto, mirando las barcas. Las menudas que se aferran a un muerto ó a una boya. Las más grandes, amarradas a un estay.  Cuantas millas recorridas, cuantas aventuras, cuantas travesías sorteando las olas, cuantas ilusiones. Mi imaginación recorre con ellas el litoral costero, los mares, los océanos. “Oiga, ¿le gustaría navegar en una de ellas?”, me pregunta una voz quebrada. No adivino a descubrir de dónde viene. Desde el contraluz se mueve una sil…

“Hechizo de Luna”. Hoguera Oficial. Hogueras de San Juan 2009 (Fogueres de Sant Joan 2009)

Imagen
Callejeando por las calles de Alicante. Unos muñecos han invadido la calzada, las aceras. En calles y plazas. De colores. De madera, de cartón, de papel. Figuras que nos cuentan situaciones de ayer, de hoy y de mañana. Muchas con ironía, con humor y todas con mucha imaginación. Ninots, que es como se les llaman, son protagonistas de esta fiesta. Protagonistas por unos días. Unos días de gloria, aunque presentes para muchos durante todo el año, queriendo que formen parte de un sueño. Conseguir el indulto por votación popular  para salvarse. Para sobrevivir al fuego. Porque estos ninots, estos monumentos fogueriles, serán el alimento de las llamas en la noche de San Juan, el 24 de junio. Es con la Plantá, con la plantación de las Hogueras, cuando empieza esta fiesta a respirar. A generar sensaciones donde la pólvora, el color, la música, tantas ilusiones, son los invitados estos días para que todos disfrutemos riendo, bailando, compartiendo buenos momentos.Mirando a los ninots, mirando …

Buque Escuela Guayas, de Ecuador

Imagen
Siempre que veía una vela dibujar el horizonte, saltaba de su silla y corría a la orilla. Esta vez, un velero de gran porte y todo el trapo al aire, navegaba a gran velocidad hacia la costa. Mientras a Pepet, como le llamaban en el barrio, se le humedecían los ojos y se le hacía un nudo en la garganta por la emoción. Porque él no era hombre de tierra, sino de mar. Su vida había estado ligado a la mar. Era su amante, su esposa y su compañera. Y aunque en puerto le esperaba siempre la misma mujer, la madre de sus hijos, la atracción de la mar fue superior. Atracción que nunca pudo superar por muchos años que estuviese alejado de su barco. Un barco como el que se veía en el horizonte. Como los de antes, con velas y altos mástiles.  Se sentó en la arena, tan cerca de la orilla que algunas olas le mojaron las piernas y su ropa. Pero le daba igual. Estaba disfrutando de una estampa marinera extraordinaria que le hacía olvidar lo que ocurría a su alrededor. Desde el bar del barrio de pescado…