domingo, 27 de septiembre de 2009

Rafael Altamira, hijo adoptivo y predilecto

 

Una placa de cerámica me revive la necesidad de acercarme a la figura de una persona universal, alicantina de cuna, que le da nombre. Una placa que conmemora que hace cien años, en septiembre de 1909, a Rafael Altamira se le nombró hijo adoptivo de San Juan. El Ayuntamiento de Alicante le había nombrado Hijo Predilecto en mayo del mismo año, recibiendo otros homenajes similares en los Ayuntamientos de San Vicente del Raspeig, Elche y Campello.

P1230936plaza del Ayuntamiento de San Juan

P1230930

Rafael Altamira i Crevea, hijo adoptivo 1909-septiembre-2009

Rafael Altamira (Alicante, 1866-México D.F., 1951), humanista de reconocido prestigio internacional, practicó varias ramas del conocimiento, siendo propuesto para el Premio Nobel de la Paz. Jurista, historiador, catedrático de universidad, hispanista, novelista, ensayista, americanista, crítico literario. Escribió más de un centenar de libros, entre ellos “La enseñanza en la historia”, “Historia de España y de la civilización española”, “Cuestiones hispanoamericanas”, “Historia del Derecho Español”, “Mi viaje a América”; su destacada novela “Reposo”; de temática alicantina, “Cuentos de levante”, “Cuadros levantinos”, “Derecho Consuetudinario y economía popular de la provincia de Alicante”, “Fantasías y Recuerdos”, “Cuentos de mi tierra”, …

FOTO RAFAEL ALTAMIRA Rafael Altamira

Con las palabras sencillas de su nieta Pilar Altamira, asistente al acto donde se dio a conocer esta placa que se instalará en la fachada de la nueva biblioteca en construcción , junto con Jaime Albero, concejal de Cultura de este municipio de San Juan; Isidro Buades, Cronista de esta población; Francisco Román, Presidente de la Asociación Cultural Lloixa; y Alfredo Campello, uno de sus miembros. Todos hablaron de Rafael Altamira. Su recuerdo y sus inquietudes. Sus viajes, sus estudios, sus obras literarias. Su necesidad de empaparse de las costumbres de los pueblos por donde pasaba. Su amor por la Huerta, por donde dejaba correr el tiempo. Por caminos de tierra en donde concentraba su atención en la naturaleza, en los cultivos de los campos, en los agricultores, en sus costumbres. Pilar nos recomendó dos de sus obras, para ella fundamentales, sus “Memorias” y “Derecho Consuetudinario de la provincia de Alicante”. Me despertó una inquietud, la necesidad de conocer más de Rafael Altamira.

RAFAEL ALTAMIRA PINTADO POR DANIEL VAZQUEZ DIAZ caricatura de Rafael Altamira en una conferencia, de Daniel Vázquez Díaz

Busqué en librerías convencionales las obras citadas en el párrafo anterior. También sus ensayos más famosos, su obra literaria. No di con ninguno de ellos. Pensé y acerté que un buen sitio para tener posibilidades de encontrar obras de Rafael Altamira era en las librerías de viejo. En una de ellas, Raíces, en Alicante, encontré la pista de algunas de las obras de Altamira que el librero había tenido hasta muy poco antes. Una persona cercana a Rafael Altamira había comprado estos ejemplares. Pilar Altamira se me había adelantado.

altamira Rafael Altamira

Mirando en Raíces otros libros, acariciando sus lomos, pasando con cariño hojas que tienen mas años que yo, oliendo a polvo y saboreando las palabras escritas de tantos estilos, tanta sabiduría, el librero me enseñó un librito que, en sus manos, parecía un recién nacido envuelto en pañales. Lo cogía con extremo cuidado y me lo enseñaba con orgullo. “Fantasías y Recuerdos”. Escrito por Rafael Altamira y con ilustraciones de Vicente Bañuls. Una joya bibliotecaria, editada en 1910. Un librito contemporáneo del propio Altamira y de sus amigos, un librito que pasó por sus manos y que ahora estaba en las mías. Ojeándolo empecé a conocer un poco más a Altamira. Queriendo compartir su contenido contigo, amigo/a lector/a, ya está en una de las lejas de mi biblioteca.

100_8062

En este librito nos cuenta sus sensaciones sobre las fiestas de San Juan, la Huerta, el mar, …, también sobre Cosas de Italia, Paisajes Franceses, Navidad, Sobre mi vida, y nos habla de algunos personajes que viste con sus palabras.

Pilar Altamira nos contó que a su abuelo Rafael Altamira le gustaba caminar largas horas por la huerta alicantina, ver sus paisajes y conversar con sus gentes. “ Nada tienen que ver la Huerta valenciana y la lucentina. La primera es rigurosamente huerta … de hortalizas; la segunda es un inmenso bosque de almendros, olivos, higueras y algarrobos, cortado de vez en cuando por bancales de viña, y en que la mies se siembra, por lo general, a la sombra de los árboles. Añádase a estas diferencias la del agua, abundante en la llanura valenciana, escasa en la otra, y fácilmente se deducirá que en nada se parece las dos huertas. Pues de igual modo puede decirse que en nada se parecen los huertanos de una y otra región. El lucentino es un ser muy complejo, en quien suelen juntarse aptitudes y funciones muy variadas, mitad labrador y mitad marinero las más de las veces, dotado de asombrosa movilidad que tan pronto lo tiene pegado a su terruño como sudando la gota gorda en los campos argelinos ó en las mestas castellanas” , narra Rafael Altamira en el capítulo “Afanes”, página 26, de “Fantasías y Recuerdos”.

100_8084la Huerta de Alicante, por María José Limiñana

100_8069la Huerta de Alicante, por Xavier Soler

P1230948 al micrófono, Pilar Altamira

Volveré a hablaros de Rafael Altamira. Sea esta una aproximación, un primer contacto. Una puerta que se abre a su mundo.

Fuentes:

Acto conmemorativo presentación placa sobre Rafael Altamira: http://www.alicantevivo.org/2009/09/presentacion-de-la-placa-dedicada-d.html

“La literatura alicantina en el siglo XIX”, de Enrique Rubio Cremades

“Treinta Alicantinos. Al servicio de la Humanidad”, editado por Rotary Club de Alicante, Distrito 2203.

jueves, 24 de septiembre de 2009

paseo por las Torres de la Huerta: Fabián, Rejas y Conde.

 

Esta mañana (por el pasado domingo) he recorrido con unos amigos caminos de mi niñez, pedaleados por mi bici. Organizado por la Asociación Cultural Lloixa, de San Juan (pueblo), recorremos sendas de la Huerta para admirar algunas de las Torres que se han salvado de la piqueta, que han sobrevivido a la especulación salvaje, que sobreviven al descabellado desarrollo urbanístico; para llorar a las torres que ya no están; para aplaudir a quienes tienen la sensibilidad de restaurar y rehabilitar estos vestigios del pasado.

escudo lloixa TRANSP paseo 2009 val folleto ruta

Las Torres de la Huerta son edificios defensivos construidos entre los siglos XVI y XVII para defenderse de los ataques de los piratas berberiscos que entonces asolaban las costas del Mediterráneo y los pueblos más cercanos a la costa. Estas torres servían de refugio y defensa ante estos ataques. La entrada de la Torre se hacía por el primer piso, al que se accedía por una escalera de madera. A las demás plantas se subía por una escalera de caracol por el interior. Desde las plantas se abrían aspilleras para utilizar armas por su huecos y matacanes para proteger la entrada con piedras o aceite hirviendo. Desaparecido el peligro de los ataques piratas, a las Torres se le añadieron viviendas y se aumentaron los huecos al exterior con ventanas y balcones.

Las más antiguas son prismáticas y construidas en mampostería (finales del s. XV o principios del XVI), como la Torre Fabián, ya desaparecida. Posteriormente, se perfeccionó su construcción, incorporándoles un talud en su base, con su fabrica de sillería. Un ejemplo de Torres de esta segunda etapa son la de Rejas y la de Conde. Mas tarde, las Torres se construyen con más elegancia y solidez. Se distinguen por el plinto de su base que sustituye al talud. Entre estas esta la Torre de la Cadena.

P1230963

P1230964Torre de La Cadena

Hoy visitamos las torres de la Huerta de Fabián, Rejas y Conde. Son las protagonistas de esta historia en esta mañana dominical. Aunque otras, como La Cadena, Cacholí, la del Capitán Boasio, Boter, la torre fortaleza del Monasterio de la Santa Faz, también nos llaman nuestra atención en su entorno. Además de las masías y sus bodegas, que ya no existen, pero que las recordamos; los grafitis de barcos que se dibujaron en sus paredes y de las que perviven unos pocos; la masía donde se refugió el alcalde Lorenzo Carbonell cuando estalló la guerra civil española.

De la Torre de Fabián o de Guisot (perteneció a Alfonso Guisot, empresario de la industria del cine) solo queda el recuerdo y el solar en donde se ubicaba, además de restos de la balsa cuya agua almacenada regaba sus campos. Era la Torre más alta de toda la Huerta de Alicante, con cinco alturas y la planta baja. Construida de mampostería, anexa a una casa con tejados a dos aguas.

P1230981

P1230989

Alfonso Campello, colaborador de la Asoc. Cult. Lloixa. Junto a él, Francisco Román, Presidente de esta Asociación, explicando las particularidades de cada Torre y su historia

La Torre de Rejas es una de las mejor conservadas, con talud y fábrica de sillería. Con vivienda adosada, de altos techos y recios muros, grandes chimeneas de mármol y vigas de madera en el techo.

P1240008 P1240010

P1240016

P1240023

P1240021

 

 

P1240026

P1240040 P1240042  P1240069

Actualmente es utilizada como restaurante y salón de banquetes. Dentro de sus instalaciones podemos disfrutar de un amplio recibidor junto a una pequeña capilla con la Santa faz como veneración.  Salones pequeños y grandes, una cocina tradicional con su hogar, sus alacenas y sus cacharros propios de esta zona, y buenas recetas para ofrecer a sus clientes.

P1240183

P1240081

P1240086 II

P1240087 P1240093  P1240160

Subimos a la torre. En una de sus estancias, unos grafitis antiguos, con dibujos de los barcos de las invasiones piratas, junto con las galeras y los galeones cristianos que les presentaban batalla para defender sus costas. Desde la terraza de la Torre vemos toda la Huerta. Bueno, lo que queda de ella. Ahora perviven algunas Torres con chalets, bungalows, y jardines privados. Desaparecieron los campos de vides. Quedan las matas de esparto, de barrilla y de regaliz, desperdigadas por desordenados bancales.

P1240058 P1240072 P1240073

P1240112 BARCAS PIRATAS

P1240109 II

P1240115 II 

P1240119

P1240120

P1240124 Torre fortaleza del Monasterio de la Santa Faz desde la terraza de Rejas

P1240147 Torre Boter, desde la terraza de Rejas

P1240141

Torre Cacholí, desde la terraza de Rejas

Al bajar por la escalera de caracol, entre sus blancas pareces, me vienen a la memoria las travesuras de niños en esta casa cuando mis padres nos traían mientras visitaban a sus amigos, propietarios de esta Torre. Jugábamos al escondite. Uno de los escondites preferidos eran las chimeneas. Imaginaros la mirada de mis padres y sus amigos cuando nos veían manchados de hollín. Imaginaros la bronca que nos llevábamos por parte de mis padres. Pero aun así, lo recuerdo con agrado.

P1240101

La Torre Conde, a espaldas del Club de Tenis Montemar de Alicante. Restaurada hace unos años, se ha salvado del abandono. Es una Torre del siglo XVI. Tiene planta baja y tres pisos. En su terraza tuvo una campana para avisar a agricultores y señores del ataque de los piratas. La entrada no está en el primer piso, como la mayoría de las otras Torres, pero si en una apertura elevada sobre la superficie de la planta baja. El acceso a las diferentes plantas se hace a través de una escalera helicoidal, teniendo en las paredes pequeñas troneras y ventanas de reciente fabrica. De la casa y su bodega solo permanece en pie un enorme arco de piedra.

P1240194 P1240195 P1240197

P1240207 P1240199 P1240228

P1240253 P1240240 P1240243

De vuelta, nos encontramos con la Finca Lo de Barceló. No es una Torre, sino una masía de la Huerta, como otras muchas, donde se cultivaba la tierra, además de ser lugar de ocio y disfrute de sus propietarios. Destaca porque en esta casa vivió el primer Alcalde de Alicante durante la II República Española, Lorenzo Carbonell Santacruz. Aquí se refugió durante la guerra civil española, siendo sede del Consulado de México, del que era titular. Actualmente esta deshabitada y abandonada.

P1240189 II 100_8039 P1240191

Cerca de la Torre de Rejas hay un bosque de eucaliptos, Debería de conservarse antes de la construcción de diversas urbanizaciones en esta zona, previstas en el PGOU (Plan General de Ordenación Urbana), tan faltos que estamos de bosques por estos lares. Nos cruzamos con un jinete a lomos de un bello caballo marrón. Por estos caminos, cuando lo eran de tierra, cabalgué en mi juventud en equinos del Rancho Grande. Ya no quedan hípicas por estos caminos, pero permanecen en el recuerdo los buenos momentos vividos en aquellas instalaciones y sus alrededores. Regresamos.

P1240187 P1240257

En casa me espera mi familia y un arroz con conejo. Memorable. Corre el arroz y el conejo por la garganta. Corre la cerveza fría. Corre el vino de Rioja. Corren las palabras. Después de una siesta razonable empiezan los truenos. El cielo gris se quiebra, se retuerce, retumba.

P1240266

Esta tarde se repite. Una nueva tormenta dominical. No tan intensa como hace una semana. Pero qué gozada observar llover. Una verdadera sinfonía de la naturaleza. Una nueva partitura, como nuevo es el programa de Radio Nacional Española. Esta tarde dedican un amplio espacio a Chelevidaque, famoso director de orquesta alemán. Y son las interpretaciones de sus orquestas las que nos acompañan. Son las partituras de sus compositores preferidos las que oímos. La Patética, de Chaikvoski y Cuadros de una exposición, de Musorgski.

P1240280 P1240281 P1240288

En el campo es mas impresionante ver llover que en la ciudad. La lluvia recortándose sobre los cipreses. Las gotas de agua caer en cada corte de las palmeras. El llanto de los helechos. El brillo de los troncos de los naranjos. Los pequeños chorros que se deslizan por las hojas de los ficus. El brillo de los pinos. Los pellizcos de las gotas sobre la tierra. El fuerte olor a tierra mojada.

Página relacionada: http://aclloixa.blogspot.com/2009/09/paseo-por-la-huerta-2009.html

viñetas de actualidad

La prensa escrita cuenta la realidad con palabras y con fotografías. Pero hay otra forma de contarla a través de las viñetas por las que di...

entradas populares