sábado, 24 de agosto de 2013

69 curvas y el Preventorio de Aigues


69, ese es el número. Y el empeño de que así es por quien nos lo cuenta. Y efectivamente, número arriba, número abajo, 69 son las curvas que hay entre Campello y Aigues. Curvas de todos los tipos: pequeñas, mediadas y muy grandes, pero curvas en cualquier caso. Ideal para la pedaleada en bici, la carrera en moto, pero no tanto para la conducción apasionada.

A pesar de estas curvas ó gracias a ellas, Aigues se visita igual. Por su encanto, por su cercanía a Alicante y, por supuesto, a Campello, por su gastronomía, por la hospitalidad de sus gentes. Y, hace muchos años, por el Preventorio de Aigues, siempre en boca de los parroquianos del lugar. Unos lo añoran, otros hablan de él con nostalgia, a otros le gustaría que se rehabilitara el edificio y se pusiera en marcha el proyecto de abrir sus puertas de nuevo, proyecto que se aprobó en época de bonanza económica y de la ya tristemente famosa burbuja inmobiliaria en España, pero que se ha paralizado por la crisis económica.

el Preventorio, la pinada de Aigues, al fondo la playa de San Juan y Alicante

El edificio principal del Preventorio de Aigues fue construido en 1838 por el arquitecto Pedro García Faria. Al mismo tiempo, el Conde de Casa Rojas embellecía los terrenos colindantes con diversas casas para quienes quisieran disfrutar de las instalaciones del Preventorio pero alejados para evitar su bullicio. En 1865 el Marqués de Bosch inició la construcción del Hotel Miramar y un nuevo balneario con las aguas termales de la zona. Este hotel tenía casino, sala de fiesta, instalaciones deportivas, zona de juegos para niños e iglesia. Su esplendor empezó a declinar alrededor de 1930. 



En 1936 lo compró el Estado para convertirlo en hospital para niños con Tuberculosis. Se cerró al extinguirse la enfermedad en los años 60. En 1973 el Patronato Nacional Atituberculosis hizo un proyecto para rehabilitar el edificio, sin éxito. En 1989 lo compró la empresa Prognosis para rehabilitarlo como balneario y construir dos hoteles. No hubo entendimiento con el Ayuntamiento de esta localidad para desarrollar este proyecto urbanístico. En 2006 las actuales instalaciones del Preventorio y sus terrenos colindantes las compró Valentín Botella, entonces Presidente del Hércules C.F. La empresa Procumasa es la que iba realizar la rehabilitación y nuevas actuaciones en su entorno. El nuevo Balneario tendría un hotel de cinco estrellas, piscinas, saunas, masajes, gimnasio, zona deportiva, sala de convenciones y restaurantes, además de una urbanización de bungalows junto a la pinada de la umbría del Cabezó d´Or.

ahora

proyecto de rehabilitación

Muchos ancianos del lugar cuentan sus recuerdos en el Preventorio, unos como clientes, otros como empleados: cocineros, camareros, enfermeros, … Todos destacan la vida social y la representación que de Aigues daban estas instalaciones. Entonces todo el pueblo vivía del Preventorio. Hoy daría trabajo a algunos de los habitantes de Aigues, contribuiría al crecimiento de la población y a la riqueza de la zona. Con un concepto moderno de balneario para todos los públicos, no sólo para la alta sociedad. Mientras algun@s lo añoran, Aigues sigue siendo lugar de vacaciones de verano para muchos al ser más benigno el calor del verano por tener al menos tres grados menos que Campello. En invierno, menos poblado, no pierde su encanto.

Para más información de Aigues, visita la web de su Ayuntamiento: http://www.aigues.es/


martes, 6 de agosto de 2013

estación de tren modernista Valencia Norte


La primera estación de tren de Valencia se construyó en 1851  por los ingenieros James Beatty y Domingo Cardenal, muy cerca de la actual plaza del Ayuntamiento. Era un edificio de perfil clásico con columnas dóricas y un pórtico en cada extremo. Se inauguró el 21 de marzo de 1852 con la línea que unía Valencia con la zona portuaria de El Grao, de unos seis kilómetros. 


En 1854 se inauguró otro trazado ferroviario hasta Játiva, en 1859 hasta Almansa y en 1865 hasta Zaragoza. Con estas nuevas líneas las instalaciones  ferroviarias eran insuficientes. Por esto, la Sociedad AVT (Sociedad de los Ferrocarriles de Almansa, Valencia y Tarragona) buscan un nuevo terreno para ampliar y construir un nuevo edificio para albergar la nueva estación. En 1889 esta Sociedad se integró en Norte (Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España – CCHNE - conocida como Norte para simplificar). Norte encargó la construcción de la nueva estación al arquitecto Demetrio Ribes. Se inauguró el 8 de agosto de 1917. La nueva estación tenía diez mil m2 más de los cinco mil m2 de la antigua estación, mejorando considerablemente en espacio y nuevas instalaciones.

Este edificio es de planta rectangular, de estilo modernista, con influencia de Otto Wagner, del gótico perpendicular inglés y del racionalismo. En su construcción se usaron nuevos materiales como la estructura metálica en forma de marquesina. Esta estación tiene una fachada horizontal con tres torreones en el centro y en los extremos. 



La fachada se inspira en motivos vegetales de la huerta valenciana como las naranjas y flores de azahar. También destaca el escudo de Valencia como remate de las marquesinas, así como elementos emblemáticos de la CCHNE con la estrella de cinco puntas y el águila posada sobre el mundo como símbolos de la velocidad, remate este del cuerpo central del edificio.


En el interior la decoración se hace con cerámica vidriada, así como un mosaico de José Mongrell. En su vestíbulo combinan las maderas, el metal, el cristal y el mármol creando un ambiente brillante y cálido. Destaca la amplia sala donde antes estaba la cafetería y ahora se usa para dar información al visitante. La decoración y los elementos modernistas tienen aquí su máximo esplendor. La naturaleza, los adornos florales de la huerta, la mujer valenciana, están representados con brillantez creando un ambiente amable de bienvenida al forastero.






Es característica del Modernismo que todas las artes empleadas: arquitectura, escultura, pintura, cerámica, se integren dentro de la composición de un mismo edificio.


En 1941 desapareció Norte al nacionalizarse el ferrocarril, creándose Renfe. El edificio de esta estación de tren fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1961 y Bien de Interés Cultural en 1983. 

Para más información, visita: AYUNTAMIENTO DE VALENCIA - ESTACIÓN VALENCIA NORTE
  

plaza y fuente de los Luceros en Alicante

En un lugar singular de la ciudad de Alicante, que lo es y que fue así proyectado para que lo fuera, se encuentra la plaza y fuente de Los ...

entradas populares